Nuestra Historia

TRADICIÓN ARTESANA, CALIDAD Y CERCANÍA

Ha pasado casi medio siglo desde que O Pazo de Lugo abrió sus puertas en 1971, cuando dos hermanos gallegos llegaron a Madrid, con las maletas cargadas de ilusión y ganas de trabajar.

Los sabores auténticos de su cocina y el buen hacer de una hostelería tradicional, franca y honesta, calaron en el público madrileño que hizo de O Pazo de Lugo una referencia muy querida.

La decoración clásica, cálida y funcional ha sido recientemente renovada en sintonía con las inquietudes de la nueva generación de la familia, con Javier Vázquez al frente. En la sala, podemos disfrutar mientras comemos de la exposición artística permanente “Gallaecia” en la que las fotografías de las materias primas de Abel Valdenebro nos hablan del espíritu cultural del barrio en el que estamos, rodeados de grandes museos y galerías de arte.

La esencia del local sigue siendo hoy una restauración basada en la calidad del producto y la cercanía del trato, pero la oferta gastronómica regional se ha enriquecido con platos de nueva tendencia y la preparación y presentación de las recetas tradicionales se han puesto al día sin perder su autenticidad.

Unas inquietudes que se reflejan en la barra, donde el tapeo castizo se acompaña de una amplia oferta de vermutscervezas artesanas de elaboración propia y una selección de vinos por copas y botellas atenta a los últimos movimientos del vino español y a sus productores más destacados.

Especialidades Gallegas

Entre sus platos estrella figuran clásicos como el pulpo a la feira y el lacón con grelos, sin duda dos de sus mejores versiones en la capital de España. No deben olvidarse sus empanadas de carne, atún y bacalao, las carnes de Galicia maduradas en su punto exacto, las jugosas tortillas paisanas hechas al momento y los pescados, como la merluza traída diariamente de las lonjas gallegas, o los quesos artesanos de la tierra.

O Pazo de Lugo se sitúa en pleno centro de Madrid, cerca del Museo Reina Sofía y de la popular estación de Atocha, en el corazón más cosmopolita del castizo y moderno barrio de Lavapiés. Dispone de dos salones para 36 y 15 personas, que gozan de una excelente iluminación natural al mediodía, idóneos para comidas de empresa y celebraciones familiares. Aunque resulta difícil resistirse a la informalidad de unas raciones en los bancos frente a la barra, siempre acompañadas una selección muy actual de los mejores vinos de Galicia y otras zonas. En los últimos tiempos O Pazo de Lugo, participa de forma habitual en diversas actividades tanto gastronómicas como culturales, obteniendo premios como el de mejor tapa en “De tapas por Madrid Centro” años 2008 y 2012, y quedando finalista en el “Concurso Nacional de Tapas y Pinchos de Valladolid” en cuatro ocasiones.